«

»

Nov 10

Crónicas desde Namibia: Viaje al Sur.

Namibia es un territorio extenso, de más de 800 000 km², y sólo algo más 2 500 000 habitantes, está constituido por 14 regiones. Son reconocidas 9 lenguas oficiales, el uso del Inglés facilita la comunicación entre las diferentes etnias, su capital es Windhoek, una bella y limpia ciudad de sólo 250 000 habitantes.

Es un territorio seco, donde se encuentran los desiertos de Namib y Kalahari. Alberga especies de animales y vegetales únicas en el mundo.

La historia de Namibia y Cuba están entrelazadas por lazos de sangre. La cooperación con Namibia, es ahora contra el subdesarrollo, una relación Sur-Sur en diversos campos, donde predomina el sector de la salud, aunque no es la única actividad en que se lleva a cabo el intercambio entre ambas naciones.

Participan otras profesionales como: profesoras, pescadores, entrenadores de deportes, ingenieros, geógrafos, arquitectos, estas tres últimas especialidades forman parte de mi grupo de trabajo.

Hoy nos toca hacer una visita al sur del país, en la región de Karas, un territorio más grande que Cuba, pero sólo posee 70 000 habitantes. Destacan sus bordes fronterizos con Sudáfrica y el Océano Atlántico, su lengua oficial, además del inglés, es el Nama y el Afrikáans. Posee las reservas más grandes del mundo de diamantes aluviales, otras actividades económicas son la pesca y la ganadería.

Tal vez mis textos no tienen valor literario, pero puedo hacer crecer sus fantasías, en estos tres días de trabajo, cerca de la frontera con Sudáfrica, podremos conocer más este hermoso país.

Mis acompañantes, Mercedes y Rosa, ingeniera y arquitecta, el conductor un funcionario namibiano. Hablamos durante el viaje en español, con la clásica locuacidad del latino. Parece, atormentado el nativo, escuchándonos, durante tantas horas, en la lengua de Cervantes, pero es respetuoso y no dice nada.

En el paisaje predomina la gran llanura, cubierta de un pasto raquítico, hace muchos meses que no llueve, algunas manchas verdes son pequeños arbusto de marabú esparcido en toda la superficie; es una zona ganadera, aunque no se observan animales.
El paño amarillo es roto por cadenas de montañas truncas, y aisladas colinas, que salpican el paisaje. Veo una manada de mandriles cruzar raudo la vía, están acostumbrados a la civilización, el flujo vehicular no parece asustarlos. Son abundantes, lo he apreciado también en otros recorridos similares en esta zona.

La rica fauna africana es más exuberante hacia el norte, es común ver jirafas, elefantes, cocodrilos, hipopótamo… que sólo son visibles, en nuestros países, en las visitas al Zoológico.

La región de Karas, cuya capital es el pueblo de Keetmanshoop, es la más septentrional de Namibia, separada de Sudáfrica por el majestuoso río Orange, el segundo más importante de África, con su más de 2 000 kilómetros de extensión.

El nombre de la región de Karas es de origen nativo, de la etnia Nama, que predomina en estos lugares; hace referencia al “quivertree” la planta más conocida en el país, también nombrada como carcaj o aljaba, tal vez por la forma cilíndrica de la planta, que semeja la cartuchera que usan los arqueros para transportar sus flechas.

El pueblo de Keetmanshoop, una de las regiones administrativas de Namibia, situada en la encrucijada de dos importantes carreteras y sobre el ferrocarril Trans-Namib de Windhoek a Upington en Sudáfrica, es considerada la capital y centro económico del sur del país. Su población es de más de 20 000 habitantes.

Su origen fundacional se remonta a 1866, unos años antes se había establecido la sociedad misionera Renata para extender la Fe a la población Nama local. Durante la ocupación de Namibia, por el régimen del Apartheid, conocida entonces por África del Sudoeste, la ciudad sirvió como capital administrativa del batustán de Namaland.

Siguiendo con nuestro historia, el pequeño equipo cubano empezó una nueva jornada de trabajo, la arquitecta Rosa y la ingeniera Mercedes, viajaban más al sur para participar, en el chequeo de una obra de infraestructura técnica en un asentamiento local.

Yo permanezco en el pueblo de Keetmansoop para visitar las oficinas de mis colegas, Emilio y Rosa, conocer de su labor y entrevistarme con autoridades locales para ventilar asuntos de trabajo. El tiempo restante era una magnífica oportunidad de ponerme en contacto con la cultural local.

La primera impresión citadina era positiva, comparativamente con otros asentamientos urbanos, el centro del asentamiento, presenta un adecuado nivel de urbanización, buen nivel de servicios, regulaciones urbanas que se aprecian en su entramado espacial y edificado…
Su población se distingue por sus peculiaridades raciales que la diferencian de otras etnias nativas africanas, son de corpulencia pequeña, y de un tono de piel relativamente claro. No podía dejar de notar lo atractivo de sus mujeres, con sus acentuadas curvaturas.

Leí en algunas parte que estas formas anatómicas están asociadas a una mejor capacidad de la mujer de tener una exitosa fecundidad, tal vez de ahí los estereotipos de la belleza femenina, donde la sabia naturaleza juega su papel al preserva la especie con la selección de sus mejores ejemplares, pero tranquilas, mis colegas, en este mundo hay espacios para todos los gustos.

Al ver a las Namas caminar por sus calles no podía dejar de sonreír al recordar a un conocido locutor de la radio cubana que decía algo así… oiga amigo!!!, dígame la verdad, usted conoce algún cubano que no se le haya torcido “el pescuezo”, más de una vez, al ver pasar una hermosa criolla…

El Nama es una lengua caracterizada por el uso de chasquidos, en la actualidad la mayoría de los Nama hablan el afrikáans. Un nativo me explicó que el chasquido, que produce un sonido, que a mí se me antoja que suena igual que cuando descorchamos una botella de Sidra o Champán, se produce para representar el acento o la fuerza de pronunciación en las palabras.

En los hitos constructivos de la ciudad destacan la parte edificada por los primeros inmigrantes europeos, fundamentalmente alemanes, donde la iglesia Renana de la misión, edificada en 1895 es uno de sus mejores exponentes con sus moldes góticos y su arquitectura de piedra, hoy es un museo que fue declarado Monumento Nacional en 1978.

Esta joya maestra de la arquitectura del país, de apariencia rústica, pero con una belleza plástica que evoca con fuerza épocas pasadas y los orígenes de sus primeros pobladores.

Con las últimas fotos del atardecer termina mi trabajo de reportero aficionado, mañana nos esperan casi 500 kilómetros de recorrido a topar con el borde fronterizo con Sudáfrica y unos de sus principales accidentes geográficos, el río Orange.

Salimos temprano en la mañana y yo estoy pensando qué tenido mucha suerte con este interesante viaje de trabajo, el paisaje me recuerda los bellos paisajes del sur de la provincia cubana de Granma, pero sin el mar y el verdor de nuestras montañas. Aquí la aridez del desierto que nos rodea por el oeste y este va definiendo la flora y la fauna del lugar.

En mi mente me imagino un gran parque temático que nombraría “Grupo Orográfico Sur de Namibia”, sería el paraíso de los geólogos y el placer de los que sólo admiramos el paisaje, que inunda todo nuestro campo visual.
En esta tierra parece haberse combinados todos los accidentes geográficos: pequeñas colinas brotan por doquier en la inmensa llanura, otras veces son mesetas que se extienden durante kilómetros, las montañas adquieren formas caprichosas, masas rocosas desprovistas de vegetación, montañas cubiertas de arenas, elevaciones verdes, azules, negras, los yunques se crean en zonas elevadas, desgastada por la erosión, tal vez en millones de años… y sobre todo un cielo azul increíble, siempre creí que el cielo del trópico tenía esa primicia.
Nuestro equipo participa en el chequeo de obra de una futura urbanización, por ahora se ejecuta su infraestructura técnica.

Las actuales viviendas de los pobladores del lugar hacen pensar en un país de contraste; al fondo se observa las aguas del gran río Sudafricano. La aridez del lugar sugiere un paisaje marciano, pero de un atractivo paisajístico único.

Emprendemos la retirada cargados de recuerdos imborrables, debemos desandar, al menos, 1 000 kilómetros para llegar a la capital.

Arribamos justo una hora antes de la actividad prevista para celebrar en la capital Namibiana un nuevo Aniversario de la Independencia de Venezuela y…”sin sacudirse el polvo del camino”…nos unimos a la comunidad latina para celebrar esta fiesta de “Nuestra América”.
(Texto e Imagen gráfica José Alberto Zayas Pérez)

Share

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. PEDRO H. PINO

    soy colega suyo
    claro yo actuo en lo que yo llamo ¨la zona bastarda de la profesion¨ que paradojicamente es la que le dio origen al termino que define la profesion actuo en la direccion de obras, de construccion, y parece ser que tenemos un colega en comun si el emilio de articulo es emilio paz aguado condiscipulo mio de la graduacion 1980
    saludos para ambos

    1. jalberto

      Si, el artículo hace mención al arquitecto Emilio donde compartimos su vivienda en un viaje de trabajo al sur de Namibia. Gracias

      1. PEDRO H. PINO

        GRACIAS COLEGA BAYAMES UNA PREGUNTA USTEDES SIGUEN ESTANDO EN NAMIBIA O YA ESTAN EN CUBA?

  2. jalberto

    Desde diciembre de 2014 estamos en Cuba, Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>