Jun 30

Con el traje prestado

Imagen1
La inmediatez en la noticia es uno de sus pilares básico de la información, aunque las obligaciones diarias y la necesidad de dejar reposar las emociones propia de alguien que está alejado profesionalmente de este importante oficio de comunicador social, a veces aconseja realizar una muy prolongada pausa.
Como antiguo colaborador técnico, en la República de Namibia, otras eran mis obligaciones, que yo traté de simultanear, en mis ratos de ocios, publicando variados fotorreportajes en el Blog, Espacio Físico & Construido, que hablaba de la vida de un grupo de profesionales de la construcción y el planeamiento físico, en que se abordan diversos temas de interés para el colectivo.

La necesidad de dejar recogida las vivencias de la visita oficial a Namibia de una importante comitiva y la ausencia de un profesional de la noticia  determinaron, tal vez, una inesperada llamada telefónica del embajador, en aquel momento, de Cuba en Namibia, Carlos Manuel Rojas Lago, periodista por cierto, con la solicitud que me integrara a la delegación para dejar plasmado, como fotógrafo, las incidencias del encuentro.
Con lo cual me sentí estimulado y comprometido. Así que, como quien se va a la guerra, revisé mis armas, una cámara Nikon, con dos cargadores de baterías que a mí me parecía algo muy especial, hasta que vi, con embarazo, las ¨herramientas con que contaban mis colegas de la prensa¨.
En el plano personal lo más importante de la visita fue contactar el cariño y el amor por Cuba, expresado por muchos de las principales autoridades y personas sencillas del pueblo.
Creemos conocer este sentimiento, aunque nunca imaginé su verdadero alcance, hasta que oí con orgullo el énfasis puesto en cada frase expresada, llena de agradecimiento y apoyo a nuestro pueblo, constatar los cálidos apretones de manos de los dirigentes nativos o reparar, para poner un ejemplo, en una trabajadora que se acercó de forma muy efusiva a la delegación para decir que ella era “cubana”, una de las tantos niños namibianos que fueron a estudiar por muchos años a Cuba.
Algunos de ellos habían quedado huérfano cuando la guerra, aprendiendo primero el Español que el Inglés, idioma oficial de comunicación, porque venían con sus lenguas nativas.
Son cientos de namibianos que recibieron la solidaridad y el calor de nuestro pueblo. Ellos hablan de su inmenso amor por mi tierra.
En el plano humano este “traje” prestado que me pusieron de fotorreportero significaba un reto, porque sólo tenía unas pocas horas para conocer los gajes del oficio.
Recuerdo que la visita empezó para mí con mi primer traspié, como fotógrafo, cuando el carro en que me transportaba no entró al área de protocolo y resultaba una tarea extremadamente difícil penetrar a la pista del aeropuerto Internacional de Windhoek, “Hosea Kutako”, por cualquier otra vía.
Largos minutos de insistente conversación con funcionarios locales donde, tal vez, la ansiedad de mis ojos fueron más convincentes en persuadirlos de abrirme la puerta, para comprobar apesadumbrado que ya la guardia de honor se preparaba para su retiro después de cumplida la ceremonia de bienvenida en la pista del aeropuerto.
Ya con la experiencia adquirida estaba con anticipación en el lugar del primer encuentro, un salón de espera de la Oficina del Primer Ministro el Dr. Hage Geingobdel hoy Presidente de ese país hermano.
El compañero Fakri, funcionario de la embajada, me das las primeras instrucciones”…debes permanecer con la prensa y cuando aparezca la comitiva, ya sabes, a correr y posicionarte”.
Lo de correr se hizo cotidiano, en todos los recorridos iba en el último carro de la comitiva, junto con el médico, y debía llegar primero para dejar plasmado el saludo habitual de bienvenida que se producía en cada lugar.
Por suerte para mi disponía de las eficientes notas de prensa que diariamente realizaba la embajada cubana, lo que me permitió realizar las precisiones necesarias del fraternal encuentro, acompañándolo con muchas imágenes tomadas, en esos cuatros días de trabajo, en que brilló la solidaridad y la hermandad entre pueblos hermanos.

Share

2 comentarios

    • Liana Maria on 10 noviembre, 2017 at 1:04 am
    • Responder

    Creo que aunque prestado el traje quedó muyyyy biennn

  1. Gracias amiga, fue la primera vez que alguien me honró con tan distinguido papel y fue interesante ver las situaciones que se crean tratando de dejar plasmado como fotógrafo el instante de una importante visita, tal vez, ese día marco mi deseo se ser un comunicador social.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE