«

»

May 24

Lograr que lo esencial también sea visible a los ojos.

En días  de asueto muchos padres comparten con sus hijos en el hogar o disfrutan de las opciones que brinda su entorno. Para los granmenses, una de las posibilidades que se  les ofrece es el cercano parque Granma, espacio  suburbano ubicado  colindante al entramado edificado de la ciudad de Bayamo.

Su hermoso emplazamiento, vacio de visitantes en este instante,  impide  contar con la  necesaria escala humana para referenciar  la verdadera proporción del espacio, por demás cubierto con un extenso paño verde, salpicado por centenares de árboles que se extiende en la  planicie, sola rota por el desnivel del terreno que permite ascender  a una nueva explanada con sugerentes propuestas.

La belleza del área  me hace recordar que años atrás cuando realizaba un estudio de postgrado  en una ciudad, allende al océano, caracterizada por su tranquilidad, decidí romper con la monotonía del fin de semana y librarme de las actividades domésticas, con merienda y almuerzo incluido, visitando un gran parque suburbano que era el lugar preferido de los habitantes del conglomerado urbano, un hermoso arbolado con sinuosos senderos atravesaban toda la masa verde hasta bordear un gran espejo de agua para  brindar un espacio de confort a sus  habitantes. Llegado al final del recorrido descubrí con asombro y enojo la inexistencia de  infraestructura de servicio en ese lugar, visitado sólo por el placer del sitio per se.

Confieso que necesité  muchos años para cambiar la forma de apreciar los valores intrínsecos del lugar; deuda en mi  educación ambiental marcaban la notable diferencia con los habitantes del asentamiento urbano.

En días recientes les refería a unos colegas que estaban de paso por la ciudad,  que el lugar  posee cerca de 120 ha de césped  y  árboles frondosos con muchas décadas de sembrados o de crecimiento natural y que hoy crecen olvidados por una parte de sus ciudadanos, salvo en fechas señaladas,  que esperan con ansia el nuevo proyecto de renovación de la infraestructura técnica y de servicio del lugar, como requisito indispensable para volver a llenar  sus atractivos espacios.

Lamentablemente, los arrastres culturales   limitan el disfrute a plenitud  del sitio, más allá de las necesarias inversiones  que se acometen, y las que son inevitables realizar en el futuro cercano,  pero hay que diferenciar los elementos sustantivos disponibles, creados a lo largo del tiempo, dígase toda la masa verde, el confort climático que genera el espacio, su flora, su fauna, las visuales que se crean y la belleza del paisaje en su conjunto. De la otra parte, y como complemento,  la infraestructura creada  y la que es necesaria mejorar y complementar.

Conozco un lugar, más allá de nuestras costas, que en una hectárea de arbolada lograda a base de riego artificial, constituye el principal atractivo de sus habitantes, que saben apreciar el verdadero valor del espacio verde.

El tema parece recurrente, lo que obliga a pensar y actuar, hace unas semanas atrás era el debate ciudadano sobre las áreas verdes y la poda de un sitio emblemático de la ciudad, más reciente, aún, la presentación de un estudio técnico sobre la actividad turística y la percepción que el desarrollo del Turismo de Naturaleza pasa por un necesario cambio de mentalidad que permita apreciar en su justa medida los valores del territorio o como hoy, el tema sobre el parque Granma, una belleza aún por valorar en su justa medida.

Toda la trama parece  confluir  en un punto,  las carencias en la educación ambiental que aún persisten y la necesidad de reforzar los planes educacionales en los distintos niveles del sistema de  enseñanzas que permitan dotarnos de las herramientas necesarias para apreciar los valores naturales del territorio, fuente y riqueza espiritual y material de los ciudadanos.

Por lo pronto,   poner   mente positiva y dar  por seguro que es sólo una cuestión de tiempo la apropiación por los pobladores del espacio verde,  que de forma consciente, se identifiquen  con sus valores,  en  esta zona de sano esparcimiento.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>