Nov 06

El muelle

Por: José Alberto Zayas Pérez

Premio del concurso de cuentos breves Vértice, 2017*

Una visita de trabajo me lleva al muelle de la ciudad costera de Swakopmund en Namibia. En el lugar veo a una señora sonriente venir a mi encuentro.

– ¿Le gusta la ciudad? – me pregunta con una inusual familiaridad.

Le confieso que es un sitio único. Mis palabras parecen iluminar su rostro.

– Se ve que usted entiende – me dice enigmática.

– ¿Está de paso? – La interrogo, curioso, tal vez, porque la había observado haciendo fotos con su celular.

– Vivo aquí hace muchos años, pero todos los días vuelvo al espigón a tomar nuevas instantáneas – me responde nostálgica.

– ¿Acaso, no son las mismas imágenes tomadas durante tantos años? – Se me escapa una interrogante desafortunada.

– ¡No!, cada día encuentro sutiles detalles diferentes que me hacen volver a este sitio de añoranza – Me expresa con énfasis, y cierto enojo a la vez.

Sus ojos azules me miran con desilusión, frunce el ceño, da media vuelta y se marcha sin despedirse. La veo desvanecerse en la neblina, que envuelve toda la ciudad, causada por la corriente fría de Benguela.

¿Qué sentimiento quedó inconcluso en esta señora que todos los días se repite a sí misma, tratando de fijar, tal vez, el vestigio de un recuerdo, y nada más?

En mi mente, la opresiva duda. ¿Acaso será una nueva Penélope?

*http://www.cnctv.icrt.cu/2017/11/02/escritor-bayames-gana-concurso-nacional-vertice/

*http://lademajagua.cu/dan-a-conocer-ganadores-del-concurso-vertice/

Share

2 comentarios

    • Liana María on 8 noviembre, 2017 at 8:32 pm
    • Responder

    Un muelle, la nostalgia… las mujeres somos penélopes, es nuestro sino, esperar.
    Me vi en ese muelle, allá me llevaste. Gracias.

  1. Bonito Liana, si es una historia real que yo sólo recree. Había tristeza y nostalgia en esa mujer, de ojos azules, cerca de 50 años que trataba de retener un recuerdo, tal vez de un amor pasado, pero que mantiene en el presente. Si quieres saber el contexto de esta historia debes leer en el Blog, ¨Una Paradoja en el Desierto de Namib, Swakopmund¨. Me alegro que te guste el relato.

Deja un comentario

Your email address will not be published.