Feb 08

Arriba ¡Campeones!

Por José Alberto Zayas Pérez

Hay tristeza, algunos aficionados escarban en las cosas que se pudieron hacer y no se hicieron, otros frustrados por tantos pronósticos erróneos que no se materializaron emprenden la innoble labor de hacer triza al árbol caído recabando un protagonismo en los medios que a mí se me antoja que realizan con extraña alegría. Muchos prefieren atender otros asuntos postergados en prolongados días de euforia por las victorias o hacer mutis ante el dolor de la derrota.
No creo que haya nada mejor que el distanciamiento y reflexionar sobre esa manía de poner a Cuba en el centro del mundo cuando se aborda el tema del béisbol.
Pienso en la frustración de los Cocodrilos de Matanza ante el fracaso de no haber conquistado el campeonato Nacional en los 7 últimos intentos presionado por un favoritismo de los medios convertido en el peor lastre para sus jugadores para obtener un mejor desempeño, en contraste los Bicampeones de Granma, olvidados de los titulares de la prensa durante 40 años, pudieron recoger su cosechas de éxitos cuando las condiciones materiales y síquicas estaban creadas para la victoria.
Hacia lo externo no parecen que se paralicen países ante la derrota de los favoritos pre contienda como México y Venezuela, duda mucho que se hable de crisis de béisbol en esos lugares, con una Cuba jugando con 100 % de peloteros cubanos y con muchos más formando parte de la plantilla de otras naciones; ni casi una decena de fracaso de República Dominicana en Series del Caribe provocó el desaliento, antes de seguir adelante por la senda del triunfo.
Se imaginan que hubiera pasado si fuera Cuba la de tal resultado, cuando hay mucha frustración, a pesar del balance positivo de victorias alcanzado en los dos últimos torneos efectuados.
Ayer una persona como Rey Vicente Anglada mencionaba sobre la fragilidad de ganar o perder un juego. En un juego, la vida…cosa de la pelota.
Por mi parte me gustó el juego alegre de los Alazanes de Cuba, vi un equipo sólido, muy equilibrado, más allá del resultado último, hay esperanza para soñar en el retorno de Cuba a la senda del triunfo y espero que más temprano que tarde empezaremos a recoger los frutos.
Ahora seamos solidarios y recibamos a sus jugadores como se merecen por tanto esfuerzo derrochado. Arriba ¡Campeones!

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.