Decisiones impostergables por tomar.

Una reunión de trabajo de la Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral de los Territorios (PADIT) para debatir de indicadores económico y el desarrollo de la Estrategia en el municipio de Bayamo, unido a un reportaje de la televisión cubana, desde de la vecina provincia de Holguín, sobre esta temática, fueron elementos motivadores para retomar nuevamente un tópico abordado en un artículo anterior intitulado ¨Una opinión sobre temas para nada menudos¨.
Recuerdo que la primera vez que oí hablar de estrategia, vinculada al desarrollo de los Planes Generales de Ordenamiento Territorial, corría los primeros años de la década del 90 del siglo pasado y a pesar de haber surgido la primera Guía Metodológica sobre su realización había aspectos, como la realización de la estrategia, que no quedaban suficiente esclarecido en el ¨cómo se hace¨.
Así que en la búsqueda de respuestas no puedo dejar de evocar la intensa indagación en el Centro de Documentación Científico-Técnica del Instituto de Planificación Física, donde términos viejos-nuevos empezaban a ser familiares, desde su origen (surge en el siglo V a.C en Grecia vinculada a la actividad miliar, a partir de los años 40 del siglo pasado empieza su uso en el mundo empresarial y territorial) hasta el empleo de términos y procesos, como matrices, escenarios, visión, líneas estratégicas…para poder superar los desafíos económico-social y del espacio físico en el escenario municipal y provincial.
Durante varias décadas los planes estratégicos sufrieron sucesivas actualizaciones en contenido y perfeccionamiento metodológico, como instrumento técnico y jurídico con diferentes niveles de aprobación hasta llegar su presentación al Consejo de Ministro, para su posterior uso por autoridades y sus principales actores a sus diversas instancias.
Su importancia quedó plasmado en la reciente aprobada Constitución de la República de Cuba, en su Artículo 179, en el cumplir y hacer cumplir, en lo que le concierne, la Constitución y las leyes; se aprueba en su apartado e) exigir y controlar el cumplimiento de los planes de desarrollo y de ordenamiento territorial y urbano.
Los Planes Generales de Ordenamiento Territorial básicamente materializan en sus salidas las políticas del país, expresado en el Esquema Nacional de Ordenamiento Territorial (ENOT) y esencialmente se compone de un diagnóstico y una propuesta estratégica con salidas de regulaciones territoriales y urbanas (lo que se permite o no en un espacio físico), acciones y programas que responden a los diversas líneas estratégicas, catálogos de proyectos, entre otras.
Este instrumento debería jugar un importante papel en la toma de decisiones de sus autoridades, aunque en contenido y metodológicamente necesitaba de su perfeccionamiento.
En su esencia su diagnóstico tiene dos componentes, problemas y potencialidades, en ocasiones se enfatiza las dificultades de un territorio por encima de las potencialidades que tiene para resolver esas propias trabas.
Por otra parte, aunque está en la esencia metodológica del Plan, no siempre la expresión territorial y económica marchaban fusionadas, tal vez, por el papel pasivo (espectadores) de los decisores en su conformación. Esa dificultad propició, entre otros factores, el surgimiento de Planes de Desarrollo Integrados (PDI) donde se logra un protagonismo de las autoridades que son conformadores importante y consumidores del propio instrumento de toma de decisiones.
El surgimiento Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral de los Territorios (PADIT), que es un programa de apoyo al fortalecimiento de las capacidades institucionales para la planificación y la gestión en el desarrollo territorial, resultó un paso hacia adelante en la aspiración de superar lo estancos metodológicos y participativos, permitiendo que todos los actores sean verdaderos protagonistas del desarrollo de la estrategia local. Donde la definición de los problemas, la jerarquización de sus prioridades permitan las iniciativas de desarrollo económico-social.
Si hablo con transparencia, y esta es una opinión personal, que comparten muchos colegas de trabajo de amplia experiencia profesional, lo cierto es que el propio Plan General de Ordenamiento Territorial elaborado por Planificación Física, apoyado en su Sistema de trabajo en todos los municipios del país, funcionan con iguales metas.
Resulta ilustrativo la experiencia participativa de Consultas Urbanas en Granma, en especial en Bayamo que celebró la primera Consulta Urbana del país en el 2003. Previamente se había actualizado el Plan de la ciudad, con la realización de un diagnóstico urbano-ambiental, la selección de las prioridades, con los problemas más acuciante de la vida urbana, y la articulación de proyectos con la cooperación descentralizada y estatal, con el protagonismo y la participación local. La realización de las carteras de proyectos que permitían iniciativas de desarrollo económico-social del territorio.
Lo cierto que los instrumentos metodológicos deben ser actualizado, evitar la duplicidad en la labor de planeamiento, recordar que los Planes Municipales son algo más que diagnósticos que se pueden incorporar a las diversas plataformas. El Plan se realiza con un enfoque estratégico, Con su conocida matiz DAFO (debilidades, Amenaza, Fortaleza y oportunidades) elaboración de escenario, Visión, ejes estratégicos y las variadas salidas del mismo.
Pienso que es hora de la toma de decisiones, evitando la duplicidad en los pasos, acortando tiempo en la realización de iguales tareas, por ejemplo en la elaboración de la estrategia de los territorios, usando y actualizando lo ya creado, sin repetir procesos, bajo el principio que las estrategias en el desarrollo de un municipio nos pertenece a todos.
El país espera por nosotros, hagámoslo usando las sinergias y la experiencia acumulada de todos.

 

Share

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.