Estela Corredera y Pedro Rosell

Ambos jubilados, empezaron en los años 70 del siglo pasado.

Estelita dibujante en la época donde se trabajaba con instrumentos y se requería de tesón y habilidades especiales para ser bueno en su actividad. Ella era de las mejores por su limpieza, rapidez y buena calidad de sus planos, siempre que había algún estudio especial, ella era la primera opción. Persona tranquila muy valorada en el colectivo. Se le extraña en su centro de trabajo y reclamamos su presencia donde siempre está presente.

El arquitecto Pedro Rosell, afable, de buen trato y muy profesional es su labor. Él está vinculado al ordenamiento urbano en el territorio, en especial los Planes Generales Urbanos de Bayamo. Realizó un buen trabajo como coordinador de la Agenda 21 en la década del 2000 llevando a cabo la primera experiencia del país de una Consulta Urbana.

Share

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.