En busca de un planeta gemelo

Existen planes detallados contra eventos hidrometereológicos, desastres tecnológicos, biológicos, terremotos…muchos de estos eventos ocurren cada 80-100 años, en una década, en unos años… el terrible calor son 9 meses del año y no hacemos casi nada a corto plazo. Yo sé que un especialista me dirá, con razón, que son problemas globales que deben enfrentarse, para buscarle una solución, a largo plazo, como las emisiones de CO2 causante del efecto invernadero, pero, y ahí viene el pero, existen acciones que pueden servir como medidas de atenuación que no siempre se implementan y otras muchas que se pueden realizar, están aún por definir y materializar.

Todas las profesiones podrían aportar a la mejora del confort climático. Es sólo pensar con intencionalidad. Tal vez estas primeras ideas conceptuales puedan servir para nutrir un futuro Plan de Contingencia, inexistente, como medidas de atenuación, contra las altas temperaturas que es posible agrupar en un solo documento para su gestión y control por los decisores, además de las definidad para atacar la causa del problema.
De las que son afines a mi profesión, planificador físico,  o están cercanas a mi perfil de trabajo, podría mencionar.
• La urbanización, siempre que sea posible, debe ubicarse en el ángulo necesario para que las brisas predominantes se desplacen por las vías radiales del espacio edificado para refrescarlo de forma natural.

• La ubicación de la vivienda debe aprovechar las orientaciones más favorables con respecto al sol y tener en cuenta la disposición de los locales dentro de ella, favoreciendo, por su posición, en primer lugar las habitaciones de los dormitorios, en el necesario confort climático.

• Tener en cuenta, siempre que sea viable, los tipos de materiales constructivos, asociado al calor térmico que recibimos, altura de puntales, entre otros.

• La forma de la propia vivienda, arquitectura bioclimática, para aprovechar mejor los elementos naturales, como la brisa y el sol o inducirla como la ventilación cruzada.

• Los colores con que pintamos, que deben ser colores claros que reflejen el calor, ahora que está de moda los colores oscuro, incluyendo el negro, con son excelente para países fríos donde es necesario absorben el calor, pero absurdo para el trópico donde solo agregamos grado de temperatura a la vivienda, por cierto las regulaciones urbanas aprobada son sólo sugerente en ese aspecto y no condicionante, lo que en mi opinión debe de ser revisado.

• Respetar los proyectos de urbanización y el espaciamiento entre edificios, no permitiendo la inclusión de otras edificaciones no prevista en el proyecto original porque no solo dificultan las visuales, sino que desorganizan las brisas, principal elementos refrescador, que debe llegar a cada edificio por diseño.

• Aumentar la masa verde, incluyendo la siembra de árboles, para evitar la llamada ¨isla del calor urbano¨, cuando por el día, a falta de una adecuada protección verde, se calienta las edificaciones y el pavimento y se libera el calor térmico por la noche empeorando el confort climático.

• Establecer que en los parterre, y contraparterre, se siembre sólo arboles de raíces profunda, tronco libre y buen follaje que permitan circular a las personas bajo su sombra, disfrutando varios grados de temperatura inferior al existente en el medio.

•Dotar de toldos, amplios aleros, marquesinas, elementos ligeros u ornamentales de cubierta, fuente de agua, canteros arborizados, en calles comerciales o de intenso tránsito peatonal, u otro mobiliario urbano que ayude al confort climático.

Estoy seguro que otros muchos saberes humanos podrían hacer sus aportes. Podría sugerir el análisis de otras acciones, tal vez de forma superficial, solo con el objetivo de motivar el debate.
• Regular los horarios, ejemplo en determinados meses del año, especialmente en el verano.

• Tener en cuenta los horarios de actividades masivas (que ya se realiza en parte)

• Realizar trabajo integrales, no dudo que existen estudios sobre estos temas, para conocer en la incidencia sobre la salud de la exposición a los rayos solares y tal vez las estadísticas de las muertes silenciosas que ello conlleva en personas vulnerables, permitan emprender acciones práctica que mitiguen estos problemas.

• Tener en cuenta determinadas profesiones especialmente expuesta al aire libre, en los horarios de trabajo y edad de jubilación, como los constructores y trabajadores agrícolas.

• Tipo de tejido (algodón-poliéster) y su diseño. Un tema muy interesante sugerido por una persona cercana. Pensaba en la ropa que se usaba en las primeras décadas del siglo XX, que era una locura para nuestro clima, y la ropa actual más adecuada, pero a mí se me ocurre que puede mejorar aún más, acorde a nuestro clima, en una sugerencia que podría ser fuertemente polémica de acuerdo a los patrones comúnmente aceptado. Recuerdo un país que la ropa informal, se usa con más frecuencia en la calle y los centros de trabajo y solo dejan el vestuario formal para actividades importantes. No afirmo, solo sugiero pensar.

Podría seguir, pero creo que los organismos especializados solo tienen que convocar a los actores para analizar el problema, visto desde diferentes aristas, todas las actividades humanas tienen algo que decir sobre este tópico. Lo absurdo es no hacer nada, y soportar el calor sin tener un plan de acción en que todos estemos implicados.
La solución, tener y controlar medidas de atenuación que permitan mejorar el confort climático de los habitantes.

Espero que sea solo cosa de la ciencia ficción, buscar un planeta gemelo no contaminado, y abandonar el planeta Tierra por la acción irresponsable, de nosotros, sus pobladores.

Share

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.