Eliminar la tala de árboles, un reclamo ciudadano.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y ésta es especialmente dolorosa.

En un radio de menos de 500 metros, a modo de muestra, desde el parque Armando Mestre, como centro, se puede hacer un conteo somero de los árboles talados y es impresionante los puntos rojos que fueron apareciendo en un mapa de la zona del reparto Jesús Menéndez en Bayamo, que se ilustran con algunas imágenes de  los lugares afectados.

Permitiendo tomar conciencia que hay un problema a discutir y resolver con urgencia.

¿La pregunta en cierne, qué estará pasando en otros barrios de la ciudad y, tal vez, en otras lugares del país?

Las razones para talar los árboles son múltiples: un árbol enfermo, una rama caída, la ampliación de una avenida, medidas de prevención, en caso de eventos hidrometereológicos, una poda salvaje, la ubicación del mobiliario urbano, un nuevo tendido eléctrico, crear área de sol para tender ropa en una zona de edificios, una acción constructiva, y un largo etcétera.

Algunas son razones lógicas, otras menos racional, pero todas podrían ser entendible si con la tala viene la reposición del árbol caído. En todos los casos no se cumplió esa condición.

A modo de ¨observatorio del árbol¨ este collage de imágenes le mostrará un pequeño espacio urbano donde se identifican, con puntos rojos, las talas realizadas, como triste testimonio de una incomprensible realidad, en una sociedad de profunda vocación ambientalista.

Será por aquello que el poeta-cantor reflexionaba, ¨… El sueño se hace a mano y sin permiso/Arando el porvenir con viejos bueyes…¨

No tengo duda, que antes los hechos, los actores principales de la ciudad y sus autoridades ayudarán a detener esta irracional acción contra la vida, el confort climático y la espiritualidad de sus ciudadanos.

Share

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.