Asumiendo el desafío

 

Ahora que diversas  instituciones tienen diseñadas políticas comunicacionales y muchas personas asumen ¨su propia guerra¨  para defender sus verdades políticas, religiosas, empresariales, artísticas, profesionales o solo por el simple placer de establecer contacto con conocidos, o desconocidos, en un mundo real que a veces se transforma en virtual, alimentados por noticias falsas y el deseo manifiesto de manipular la realidad, y sus símbolos. 

Bajo la lógica, de un filósofo de la antigüedad que ya escribiera en su momento,  sobre ¨la mentira útil¨, más allá de todo razonamiento ético, y su papel a través de la historia.

Creo que al unísono en el empeño de   luchar por un mundo mejor, no estaría mal comenzar por el rescate de los verdaderos significados de las palabras, secuestradas por una parte de los medios y a quiénes a ellos  representan.

Mi entidad, como otras, no es ajena a esa corriente divulgativa de sus instrumentos  técnicos de trabajo, pero no basta con la indicación normativa, es necesario recorrer el camino del aprendizaje donde muchos ya han desandas con aciertos y otros  se incorporan paulatinamente, tal vez, bajo el manido, pero válido eslogan de que ¨lo que no se divulga, no se conoce¨.

No soy especialista en esta temática, pero la propia vida establece sus pautas y te pone bajo la alternativa de aprender, haciendo. Tal vez este  texto carezca de valor para un avezado profesional de la comunicación, pero para los que se inician en este interesante trabajo, la experiencia de otros pueden  serle útil, con la esperanza, que lo poco que se aporte, pueda servir a colegas que deseen comenzar en este espinoso camino de trasmitir ideas y sentimientos. 

En mi caso la práctica de cuatro años de trabajo en la República de Namibia sirvió de escuela y me permitió descubrir por adelantado,  las futuras políticas comunicacionales que se implantaría posteriormente en el país.

En mi caso, sólo había publicado algunos textos técnicos, además del excelente ejercicio de realizar diariamente varios correos de trabajo, o para familiares y amigos, que poco a poco fueron dejando su lenguaje coloquial íntimo para convertirse en pequeños relatos de nuestra vida en esta tierra.

Así que un día supuse que mis líneas podían ser compartidas en las redes sociales, sin tener, aún, una idea clara de las particularidades de cada uno de las plataformas comunicacionales que existen.

Ahora aprendo a ser  breve, y realizar buenos resúmenes  de los contenidos, en los Twitter. Balancear los textos y la gráfica, con predominio de esta última,  en Facebook, excepto que el tema sea de especial interés, para un segmento de los públicos, que esté dispuesto a ser benévolo y regalarte su escaso tiempo en su lectura. Reconocer la existencia  de ambos aspectos, tal vez, con preponderancia de la parte argumentativa, en las páginas Web y los Blog, en dependencia de los propósitos que se persiguen.

Aun así la licencia con la extensión de un texto, tiene barrera, la primera es el posible cansancio del lector. Los medios tradicionales son estricto con el espacio, en especial la prensa plana, así que si aspira, por ejemplo, que  un artículo de opinión sea publicado, además de interesante, debe ser breve, debe estar en el margen de las 500-600 palabras, cerca de una cuartilla.

Otros medios, como la revista de Planificación Física, tiene sus normas editoriales y solo es seguir sus pautas.

Lo cual no debes confundirnos al intentar extrapolar el artículo técnico a las redes sociales, sin antes, además de su necesario resumen,  ¨humanizarlo¨, para que se asequible a una mayor variedad de públicos. 

Independientemente de los lectores, especialista o no de tus inquietudes profesionales, todos somos susceptible a  los sentimientos humanos, que pueden convertir el más aburrido de los temas técnicos en una interesante historia, del propio estudio  y su colectivo creador, más allá de cualquier aspiración literaria.

Recuerdo al exembajador de Cuba en Namibia, Carlos Manuel Rojas Lago, de profesión periodista y al que yo robaba, ocasionalmente, su escaso tiempo buscando una  opinión especializada, en plena lucha por mejorar la sintaxis de los textos.

Un día, pensando él, tal vez, que yo tenía la voluntad y el deseo de poder hablar sobre la vida de mis gentes… Me sugirió la idea de crear un Blog. Nada le dije, porque es muy difícil poder hablar sobre lo que no se conoce.

Muchas horas de trabajo de tiempo libre, múltiples interrogantes despejadas y por fin una plataforma,  donde aparecían ya los primeros escritos y el deseo manifiesto, de que esta plataforma de comunicación, se pareciera a la vida de nuestra gente.

Mientras creaba un Blog de los colaboradores cubano, y me preguntaba que podría haber de interesante en hablar de la vida de un colectivo, con su rutinaria labor, para revelar que el verdadero tesoro, de contenido, era poder  dialogar sobre la vida de la gente y sus motivaciones.

Recuerdo haber escrito un artículo sobre una reunión de trabajo que lo único que tenía de interesante es el dialogo final con una arquitecta que decidió no renovar la extensión de su contrato de trabajo, donde daba insólitas razones, humanamente comprensible, que expresaba en una confusa expresión gramatical.

Me confesaba que ya no soportaba el sonido del silencio.

-El silencio tiene sonido- le pregunté extrañado.

-Sí, aquí es el sonido es de la soledad- expresó con nostalgia. 

– ¿En  Cuba el silencio no tiene igual sonido?- la interrogué curioso

Sonríe, parece innecesario explicarlo, pero ante mi expresión de duda, dice condescendiente.

-Zayas es obvio, en Cuba ¡el sonido es vida!…

El Blog, Espacio Físico & Construido, representa a un pequeño grupo de profesionales que pertenecíamos a  la Unión de Empresas Constructora Caribe (UNECA), donde se agrupan arquitectos, ingenieros y geógrafos que procedían  del Ministerio de la Construcción y La Planificación Física.

En él  hablamos de nuestras vidas en este país, “…Quisiéramos mostrarle Namibia, donde vivimos y trabajamos. Su rica geografía nos brinda lugares de singular  belleza y muchas historias por narrar. Acompáñenos por el camino de las revelaciones en esta tierra Africana”.

Deseamos no convertir nuestro espacio en un reproductor de noticias. En su aspecto formal se decidió por el predominio de los  fotorreportajes en los artículos, había comenzado a comprender la importancia de la gráfica, como una expresión que tiene un lenguaje universal. Quería, que de alguna manera, ella tuviera vida propia y no fueran sólo un apéndice de la narración.

Por ejemplo, observé  con satisfacción, en el artículo publicado en un popular medio digital cubano, “Asumir a África con otra mirada”, la imagen de la bella muchacha africana, que  hacia palidecer, por momento, al texto acompañante, de acuerdo a los comentarios de los lectores, donde se combinaba la gracia natural de la joven y la nitidez lograda en la foto. Recuerdo una opinión  vertida con picardía me hacen sonreír, recordando el lenguaje del barrio, “loco, yo quiero una así”

Sentirte sometido al escrutinio de lectores tan variados, algunos, expertos en determinada temáticas, con el posible error humano en  una fecha, un número, un hecho histórico mal enfocado o sujeto a las más variadas opiniones o tal vez, observar incrédulo, como analizan   hasta los más mínimos detalles los aspectos formales: el uso gramatical, el correcto empleo del léxico, el análisis sintáctico… para recordarte que si te lanzas al “ruedo”, debes asumir el trance.

No dejo de pensar en una observación  por un lector que sólo encontró para destacar, en un artículo publicado sobre una señalética con el nombre de Fidel en una importante avenida de la ciudad, un supuesto error en el uso de una palabra…para terminar con su lacerante observación,  ¡ay, ortografía!

Que  me hizo levantarme, en una  madrugada, para revisar varias fuentes en Internet, para comprobar con tranquilidad, que el error no era tal, pero el mensaje si está claro, es humano errar, pero debemos hacer lo imposible por evitarlo.

Esta plataforma, al igual que cualquier  página Web, tienen su propia concepción en la forma y de contenido.

Aunque todas las opiniones son respetada. Yo prefiero plataformas menos rígidas que no obliguen a la gente a entrar en una especie de laberinto en busca de la información y aunque esté presente en su contenido la mayor parte de la razón de su creación haya, también, espacio para abordar otros temas de interés que conciernen a un público más heterogéneo.

Recuerdo que algunos colegas de profesión le llamaban la atención que no fuera un espacio solo para hablar de temas técnicos y es que como administrador del Blog, me daba cuenta como era los gustos de los públicos y curiosamente la gente reaccionaba positivamente a otros temas, como a una poesía o un tema con sabor cubano hecho por miembros del colectivo.  

¨…Una arquitecta, que no puedo decir su nombre, so pena de perder su amistad, se dedicaba en la soledad de su hogar, a crear  poesías, cargadas de sentimientos: 

…Lejos, muy lejos estoy/rodeada de nueva gente y nuevas cosas/y en las noches mi espíritu vuela/atraviesa el océano para entregar la última caricia/y sueño con mi único gran sueño/el regreso”

¨…Hay quien batalla por  demostrar sus dotes histriónicos y nos deleita con su especializada,  relatoría técnica con sabor cubano elaborada en un fantástico rapitransi de cinco minutos, después de terminar algún evento, que hace pensar en la posibilidad de inscribirla en la propuesta de “record Guinness”, además de provocar la risa de todo el auditorio y que nosotros compartimos con destaque en el Blog del colectivo:

…Abrió el Fórum, una sección fotográfica de los constructores y planificadores físicos donde se valora una edad promedio de 500 años y reafirman que hoy es el día internacional del Feo.  ¡¡¡FEO’ LICIDADES!!!

…El rojo, dígase de las señoritas que tienen la hemoglobina alta y la autoestima por el piso, queríamos pasar desapercibidas y creo lo logramos, nadie nos regaló una cerveza…”

Lo cual hace que seriamente asuma el  reto, de sólo expresar lo que sentimos por convicción, que es la única manera de hacernos creíbles ante los públicos.

Por eso, para los que diariamente toman tal desafío, mi admiración plena.

Por mi parte yo me aferro  a los consejos de una amiga, con la que mantengo comunidad de ideas… que después de felicitarme, me expresó, “…ahora ya eres un comunicador social, la vida va exigir más de ti! Sólo le puedo decir, gracias, haré todo mi esfuerzo por alcanzar, en un futuro, esa honrosa  condición. 

(Texto e imagen gráfica, José Alberto Zayas Pérez)




Share

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.