La sombra que oscurece lo bello

A las puertas de un nuevo año, hay motivo para la reflexión; el respeto para lo que ya no están y el orgullo por la enorme proeza realizada, que no hace más que ahondar la casi mística leyenda del pueblo cubano.

Pasaremos la página y retornará la vida donde la dejamos, volverán los abrazos, el intercambio social, el ocio, los viajes y las preocupaciones privadas y profesionales, cada uno con sus viejos, y nuevos proyectos.

En mi caso, inspirado por el ejemplo de  fe, que defiende sus creencias, desde hace  más de  2 000 años sin cansarse, no me siento derrotado en  divulgar un tema importante del espacio urbano,  hasta ahora en estéril esfuerzo, y vuelvo a la carga con positivos pensamientos, recordando las palabras de nuestro  José Martí,

“… criticar es quitar sombra que oscurece lo bello”.

Hay muchos temas relevantes en una ciudad, todos deben ser atendidos de acuerdo a su urgencia e importancia. En los últimos años he tocado muchas puertas para alertar sobre uno de ellos, las áreas verdes, que tiene que ver con la vida y el confort de las personas.

No creo que haya actores insensibles al tema. Pienso más bien que hay una falta de cultura ambiental muy grande en muchos de nosotros.

Por eso he dedicado unas horas a escribir sobre el problema. El propósito es que interioricemos que es real, que debe ser debatido y busquemos soluciones para erradicarlo, entonces podremos seguir adelante y otras serán nuestras prioridades.

Se ha hecho mucho por las ciudades, por su bienestar e imagen, y eso merece respeto, pero aceptemos que, en el tema de las áreas verdes, hemos retrocedido y es necesario el cambio.

Las ciudades están llenas de árboles derribados, las razones infinitas, una nueva urbanización, una ampliación, infraestructura para la ciudad, o razones ridículas, como hacer un área de estar, sin árboles, crear un espacio para que las vecinas tiendan la ropa, complacer a vecinos disgustados por la basura que origina el árbol…sin que medie una reparación con la resiembra de nuevos árboles.

Confío en la opinión pública, en la divulgación de los medios, en los organismos especializados y en las autoridades locales.

Share