Susana sí tiene quien le escriba.

Estamos reunido en el salón de la Dirección Provincial de Planificación de Granma y toca revisión del diagnóstico del subsistema Económico-Productivo, del Esquema Provincial del Territorio.

Susana Martínez Sánchez es arquitecta, está especializada en el en Ordenamiento Territorial y Urbano, y será la ponente, está preocupada lleva más de 30 años trabajado en los temas urbanos, fundamental de la ciudad de Bayamo, esta vez acompañada, con la talentosa profesional Maydelis Rodríguez Pérez. Los cambios en los enfoques y lo inusual de su participación en este instrumento del planeamiento arrojan duda sobre los resultados a lograr, aun así este primer acercamiento a esta temática impacta favorablemente, como muestra de la versatilidad de ambas especialistas.

Las imágenes previas a esta pincelada, puesta con toda intensión, parecen reflejar, una mujer elegante, dulce, femenina e inteligente, estoy seguro que ustedes habrán recibido la misma impresión. Una amiga de la red, que no la conoce personalmente, me expresa¨… hasta ese momento no sabía su nombre, pero recuerdo aquella joven con una cabellera muy linda y siempre con su caminar esbelto pausado¨

Ella es una de las últimas sobreviviendo de una especialidad que feneció como tal, en los años 80 del siglo pasado, donde términos, con esos u otros nombres equivalentes, como, estrategia, instrumentos del planeamiento, Esquemas, Planes Generales, Parciales o Especiales y los Estudios de Detalle eran contenido que se estudiaba, como especialidad, en una carrera de casi seis años, junto con los tópicos arquitectónicos.

En realidad la carrera de Arquitectura y Urbanismo que se estudia actualmente. Son dos especialidades que son primas hermanas, pero que tienen vida propia. Los estudiantes que se gradúan son excelente en los temas arquitectónicos, pero con notables deudas en temas urbanos, tal vez deben ser revisados los planes de estudio o mejor, crear la carrera de Urbanismo, como existe en algunos países, más que como una especialidad.

Lo importante es que los años de estudio universitario, sobre temas claves, más de 35 años de trabajo en una misma, pero creativa actividad, la convierte en una experta sobre temas urbanos, por eso cuesta trabajo entender el nivel de ligereza con que se fundan nuevas estructura, con muy buenas intenciones, pero sin formar primero el personal idóneo, les deseamos éxitos y sé que con un poco de esfuerzo lo van a lograr.

Susana es una mujer sumamente organizada, suele tomar notas de cualquier reunión o encuentro técnico, formal o informal, que participa, no como un hábito, y si como herramienta de trabajo, así que si se debate un tema, ella abre su agenda y busca el apunte del tema abordado para hablar con propiedad y agregar su opinión especializada.

Cuando se lástima a la ciudad con decisiones inconsultas o se consultan a directivos, que no ejercer su verdadero papel de asesores, por aquello de no nadar a contracorriente, la veo sufrir, argumentar con vehemencia, las palabras no fluyen con la coherencia que ella quisiera, se atropellan al salir, como embudo donde la parte más estrecha es la boca y la parte más ancha es la biblioteca de conocimientos acumulados que combina el saber de una manera creativa para proponer soluciones a problemas que requieren experticia profesional y amplio conocimiento acumulado del lugar a estudio.

Se desilusiona, se vuelve apática por unas semanas, pero es imposible estar indiferente al tema que apasiona su vida y vuelve con más brío al trabajo.

Espero que estas líneas, escrita con sinceridad, y los elogios esperados de familiares, colegas y amigos permitan apreciar su verdadero valor y estimularla a seguir adelante hasta un hipotético 2030.

Poco digo, de sus reconocimientos laborales, capacitación nacional e internacional recibida, de su maestría en tema de la especialidad, de su condición de profesora en la Escuela Técnica y de la universidad de Granma, en la facultad de Humanidades.

Esperemos que la jubilación no llegue hasta después de muchos años, si no fuera así, parte de los temas urbanos y el conocimiento del municipio de Bayamo y su ciudad cabecera, lamentablemente, se irían a vivir con ella en su casa del reparto Carlos Manuel de Céspedes, con su esposo Hugo y su hija, la estomatóloga, orgullo de la familia Márquez, Mónica.

No hay muchas Susana, pero sé que en el país hay personas selectas, como ella, por qué no conocerlas y estimularlas con las líneas de amor de sus compañeros de labor.

Empiecen ya, no hay metas, ni orientación de arriba, no necesitamos esperar por el 62 Aniversario de la Planificación Física.

Share